Press "Enter" to skip to content

Traducir un libro: 7 consejos para traducir y vender tu libro con éxito

Si empiezas a vender de libros en España de un modo regular, tendrás la tentación de traducir tu libro y venderlo. Traducir o dar a traducir tu libro y después distribuirlo, es una manera sencilla de aumentar tu notoriedad y tus ventas. Un libro es un ser vivo que tiene varias vidas. Su publicación en español es una primera etapa, y su traducción, generalmente en inglés, francés o alemán, es otra etapa importante.

Yo mismo he hecho traducir varios libros.

¿Pero cómo hacerlo? Y después, ¿cómo publicarlo y distribuirlo? ¿Y cómo darlo a conocer en el extranjero? Voy a contestar a estas preguntas.

En este artículo veremos:

  • ¿Cómo encontrar un buen traductor?
  • Qué deberías evitar en el proceso de traducción de un libro.
  • ¿Cómo conseguir una relectura de la traducción?
  • ¿Cómo vender los derechos internacionales?
  • ¿Cómo promocionar un libro traducido?

Ahora que ya has pasado la etapa de la escritura y que tu libro está publicado, traducirlo podría permitirte doblar o triplicar tus lectores, sin demasiado esfuerzo.

¿Es rentable traducir mi libro?

Te contestaré con mucha sinceridad, presentándote el filtro que paso a mis propios proyectos de traducción.

Si el libro ha llegado a varios lectores en España, si ha convencido, si los comentarios son buenos, traducir el libro será rentable.

Si te cuesta mucho atraer lectores en las librerías online, si tus ventas derivan sobre todo de las firmas de autógrafos o de ferias del libro físicas, traducir tu libro te servirá para ganar credibilidad como autor y reforzar tu enfoque, pero no para vender más.

Traducir un libro no tiene por qué ser siempre rentable. También puedes considerarlo como una inversión en tu credibilidad como autor.

Para entrar en detalles, la traducción de un libro a otro idioma (inglés, alemán o francés sobre todo) cuesta unos 100-150€ cada 10.000 palabras traducidas. Es decir, entre 500 y 1000€ la traducción (puede variar según el tipo de libro). Después hay que publicar o hacer que el libro se edite, lo cual puede suponer más gastos.

Si trabajas con un editor, puedes pedirle que venda los derechos de traducción en el extranjero, o recuperar tus derechos para traducirlo tú mismo.

También puedes contactar con agentes literarios que trabajen internacionalmente.

¿En qué idiomas traducir tu libro?

La primera pregunta que te tienes que hacer es: ¿en qué países puede ser interesante mi libro? ¿dónde estoy capacitado para promocionarlo? De este modo, darás prioridad a los países cuyo idioma hablas. Publicar tu libro sin un trabajo de promoción, no te dará ningún resultado en España. Ocurre lo mismo en el extranjero.

Después, pregúntate a ti mismo qué países son receptivos a tus relatos, a tus guías, a tus obras.

Y finalmente, oriéntate hacia esos países que tengan un mercado de librerías online más desarrollado, donde sea posible distribuir fácilmente (en autoedición, por ejemplo), como: Estados Unidos, Reino Unido, Francia y Alemania.

Los libros traducidos al inglés entran en un mercado ultra competitivo, con muchos títulos y lanzamientos. La ventaja: el mercado es amplio.

También te puede interesar Brasil (portugués), China o Rusia, cuyos lectores son numerosos, a pesar de la dificultad de publicar en estos países.

¿Cómo hacer una traducción?

Para traducir un libro, puedes hacerlo tú mismo o confiarle la tarea a un traductor, por ejemplo un autónomo o una agencia.

Traducir tú mismo: no lo hagas a no ser que domines perfectamente el idioma. Empezarás por hacer un corta-pega de tu texto en un traductor online, como Google traduction o DeepL, y después retomarás el texto a la mano. Cuida mucho cada detalle y sé paciente, es un trabajo que lleva mucho tiempo. En cualquier caso, no te contentes con la traducción del traductor online, ya que será de muy mala calidad. La inteligencia artificial no es todavía suficientemente potente como para traducir un libro, piensa en tu lector: ¿de verdad quieres ofrecerle una traducción automática de este valioso contenido al que has dedicado tantas horas? No corras el riesgo de empañar tu reputación con una mala traducción.

Encargar la traducción a un autónomo: es el método más eficaz. Encontrarás traductores en páginas como Upwork, One Hour Translation , Tomedes o Gengo. No dudes en poner un anuncio pidiendo una traducción y después evalúa los perfiles que correspondan con lo que buscas. Personalmente trabajo con Upwork, que tiene una plataforma de buena calidad y una red con profesionales muy cualificados.

Elige a una persona que ya haya traducido libros del mismo género literario y pídele referencias. Cada una de las plataformas tiene su propio funcionamiento, escoge la que mejor te convenga.

La comunicación con un traductor autónomo es esencial. Tendrás que tomarte el tiempo de explicarle el contexto de tu libro, sus desafíos y sus especificidades. Los autónomos también utilizan de vez en cuanto un traductor online, es decir, una herramienta automatizada para ganar tiempo, y después revisan el texto a mano.

Hay que saber invertir el precio de un buen traductor. Evita traducciones chapuceras, que dan siempre lugar a comentarios muy negativos. Mira estos ejemplos encontrados en Amazon:

Encargar la traducción a una agencia: es un método de traducción que te asegurará una mayor calidad, y por lo tanto el más caro. Los precios suelen ser el doble que los de un traductor independiente. Pero por otra parte, la calidad será irreprochable y evitarás cualquier problema (cumplimiento de la fecha de entrega, fiabilidad del traductor, erratas…).

Tanto si trabajas con un autónomo como con una agencia, redacta un contrato y asegúrate los siguientes puntos:

  • Que los derechos de autor seguirán siendo tuyos,
  • Que las fechas de entrega son realistas,
  • Que el formato inicial será respetado,
  • Que si hacen falta cambios, el traductor podrá retomar el libro y hacerlos
  • Que la traducción será realizada por la misma persona (en caso contrario, las diferencias de estilo serían muy visibles).

Un modelo híbrido: hacer una colaboración. Otra opción es asociarte con un traductor, pagarle menos, pero ingresarle un porcentaje de los beneficios de ventas. La página americana BabelCube propone este modelo. Puedes ir a su página para pedirles un presupuesto o lanzar un proyecto.

Traducir tu libro: vuelve a leer o haz que lean la traducción

¡Felicidades! Tu libro está traducido. Antes de publicarlo, te recomiendo que se lo des a otra persona para que lo lea, tanto el original en español como la versión traducida, para que supriman las erratas, las malas traducciones, etc.

El trabajo de relectura-corrección también es importante en otro idioma.

Publica tu libro

Según como sea tu modo de publicación, el lanzamiento de tu libro traducido será más o menos fácil. Traducir tu libro y venderlo es tu objetivo.

Si publicas en autoedición, puedes distribuir el libro en inglés en las mismas condiciones que la distribución española, con el mismo servicio. En España, las plataformas de autoedición y los servicios como el nuestro pueden publicar tu libro. Para publicar en el extranjero, también puedes escoger la opción de un editor a cargo del autor.

=> Descubre mi artículo Cómo elegir correctamente tu plataforma de autoedición

Si tienes un editor en España y has hecho tú mismo la traducción, siempre puedes preguntarle a tu editor español si le interesa publicar en el extranjero, o contactar con un editor local.

Vender tus derechos internacionales

También puedes intentar vender los derechos de traducción de tu libro, en vez de traducirlo tú mismo. De este modo pasarás por una estructura de reventa de derechos para la venta o concesión de tus libros.

La plataforma Nakiri es una iniciativa muy interesante. Para los autores autoeditados, suele ser muy difícil vender sus derechos de traducción.

La promoción: el nervio de la guerra

Tanto en España como en el extranjero, tu libro se venderá gracias a acciones de promoción dirigidas.

Nuestro consejos valen tanto para España como para el extranjero. Identifica bien el objetivo, crea una comunidad de primeros lectores, que puedan recomendar tu libro y poner una reseña, y cuida tu reputación de autor. También puedes apoyarte en una campaña publicitaria en Facebook.

Sobre este tema te recomiendo que leas los artículos: Cómo promocionar tu libro en Instagram o 17 acciones “exprés” para dar a conocer tu libro.

Lo más difícil a la hora de dar a conocer un libro traducido suele ser la falta de contactos en ese país. ¿Qué blogueros podemos contactar? ¿Cómo llegar al objetivo en otro idioma? ¿Quién me puede ayudar? Estás lejos, no tienes una red de contactos en Estados Unidos, en Francia o en Alemania…

Para escapar de estos obstáculos, tienes que acumular muchas ventas en España y así encontrar tu lugar poco a poco. Promocionar un libro en el extranjero será más laborioso que hacerlo en España.

Be First to Comment

Laisser un commentaire

Votre adresse de messagerie ne sera pas publiée. Les champs obligatoires sont indiqués avec *